domingo, 17 de febrero de 2013

Taxidermia de Lápices




Los trazos y tachones se pertenecían el uno al otro en ese juego de vencidas con el fibroso soporte ligeramente tridimensional que a la larga, tiende a ceder ante la presión del carbono y la voluntad caprichosa tras este último. Por momentos, increatividad y descreatividad fluctúan en un pasaje de indecisión y el daño colateral ocasionado es el vacío sobre el papel. 









 ¡ Cualquier cosa menos eso !










Siempre será un propósito bastante loable el arrebatar sonrisas para un garabato que emerge de la espontaneidad cuya innata imperfección hace visible la inocencia, la poca cordura y los escasos empeños pretenciosos de intelectualidad. De pronto, por entre los mínimos resquicios se delinean las siluetas de una mancha con sentido cuyo propósito será aparecer orgánicamente y dejar huella en el observador de modo que este empiece a reflexionar o imaginar.


Una curiosa y llamativa historia narrada por cierto anciano pregonaba esto:

"Hubo una ocasión que cerca a una de las empinadas peñas que por aquí existen, se encontró una especie de petroglifo que claramente indicaba una sepultura y en medio de ella sobresalía una mano que sostenía una suerte de carboncillo con toda la intención de escritura sobre cierto segmento de fibra"


Según este sapiente testigo circunstancial, el poder de la huella, del rastro, del rasguño fue lo que revivió las células del tejido manual que se alzaba por sobre la más implacable ausencia del mundo mortal. Incluso la energía compartida con el cómplice del desorden resultaba de inmensa relevancia para esa reificación momentánea pero a la vez eterna en el profuso anhelo de trascendencia del individuo. Estos utensilios coadyuvantes en contacto con la piel pueden crear campos inexplicables de idoneidad para el fluir imaginativo que plasma seres y formas en una espacio-temporalidad.

 Generando una a una las experiencias redactivas, por lo general narradas, a manera de intensivo taller que va sucediéndose al pasar de los meses y que se ve determinado por las circunstancias temporales de modo que suele ser inconveniente fijar lapsos exactos para publicaciones. Es así como se viene forjando este espacio de una manera libre, sin maniatar procesos creativos a rigores innecesarios que puedan escapar a esa sensible y casi inexplicable habilidad creativa de la mente del individuo humano.












¡ Conexiones dactilares !










Dicho espacio no podría existir sin los coengendradores, acompañantes de inspiración y entusiasta tertulia con el papel, que saltan de su "caverna" tras haber sido cariñosamente almacenados en una esquinita de aquellos cajones que lo contienen todo. Ver la luz de nuevo y en especialísimas circunstancias debió haber sido muy reconfortante para ellos sin ninguna duda, provocando además una gran alegria al observar por ahora que todos y cada uno son protagonistas esenciales en la bella invención presente que se pone a consideración del público.

Estos colegas junto con sus compañeros de oficio, las yemas y los dedos, han logrado valiosos resultados en más de una ocasión gracias a la perfecta conexión de sus texturas. Dicho rozamiento no puede haber sido meramente casual por lo menos bajos estas circunstancias, pensar que la magia producto del contacto se desencadenaba y desencadena de manera sobrecogedora y por ende satisfactoria, es en verdad algo que conmueve y motiva a no abandonar la actividad de creación.


No queda más que extender profundos agradecimientos a todos los que se encuentran del lado opuesto, a los lectores y a todos aquellos cuyos comentarios han enriquecido este espacio sin los cuales sería demasiado frío e incompleto. Resulto valioso tener la certeza de que en ocasiones alguien más comparte estas ideas, o en suyo caso le provoca agrado o desagrado, y sea cual fuere la sensación es preciso reconocer y ser grato por el tiempo invertido del visitante al ingresar y ojear lo que aquí se publica. 


Es muy necesario también agradecer a los perfectos cómplices en aquellos procesos creativos, su presencia siempre fue determinante y su estancia (en tamaño reducido en la actualidad), es nada más que una fiel evidencia de lo logrado en estos CINCO AÑOS de existencia de mi preciado blog.



¡¡ Y volverán los expectantes vacíos para desafiar con un lápiz !!



...Muchas gracias a todos ustedes...
 

1 comentario:

Tony dijo...

Amigo Carlos, comparto tu alegría de crear y hacer de nuestro tiempo un regalo al que leer desee, gracias a unos trazos escritos en el papel si se presta, figurando la imaginación sus ingenuas inquietudes artísticas o no tan ingenuas, o en estos caracteres cibernéticos en pantalla, por esta inquietud nuestra, que tú, hace cinco años iniciaste y gracias al mundo del Internet, por el Globo repartimos, y eso, es de agradecer, y felicidades por tal constancia, que tan bien tú agradeces, por sentirte a gusto con tus logros, que tus yemas y luego, nuestros cerebros en cada cabeza instalados, lo interpretan, sean pocos o muchos, lo importante es que el tuyo, a gusto y bien a gusto por su labor creativa, así lo experimente.

Felicidades Carlos y a compartirnos, que ya que estos dones nos han sido concedidos y forman parte de nuestros deseos, pues a dar rienda suelta al deseo, y que más se ha de pedir.

Un abrazo amigo.