jueves, 31 de enero de 2013

Hundimiento



¡ Celebre la circunstancialidad, no vaya a ser que le sorprenda !


Múltiples detalles convergen en un vaivén de posibilidades y cada instante adquiere una relevancia sustancial si con detenimiento apreciamos el sucederse de la existencia. No puede haber situación despreciable si como individuos nos comprendemos parte del Natural Todo que alberga el multiverso de conexiones e interrelaciones que nos permiten SER. Es en ese momento que el capricho cesa, el entendimiento llega a la mente y la comprensión al corazón, de modo que la voluntad aparece con pertinencia para manifestarse significativamente y obrar sin ser motivo de discordia o deshazón para con algún otro.






 De pronto un encuentro casual, causal, accidental o incidental. 


No con el afán de juzgar o etiquetar, pero cada faceta de suceso determina los subsiguientes y por ello la complejidad de valorarlo con cualquiera de los anteriores calificativos. Sin embargo, el misterio de la oportunidad tomada o desperdiciada despierta la conciencia del ser que elige, para incitarle a su propia búsqueda de conformidad con lo sucedido.

Sea como sea, su instante vital dependía de ello. y con tan sólo un grado más o un centímetro menos, todo tomaba un rumbo distinto.


En ese panorama confuso, las yemas de sus dedos entran en contacto con cierto utensilio cilíndrico que había pertenecido a uno de sus cientos de miles de colegas. Automáticamente se sabe predispuesto a dejar la desidia narrativa para generar siquiera escasas líneas que sacien su sed creativa, o  percibir como valioso el haber decidido subir aquella mañana por un lugar no acostumbrado y encontrarse con tal objeto. A continuación otro detalle que condicionará su inminente agresión al papel arrugado que le servirá de lienzo para dibujar letras, títulos, signitos de pausa y demás convenciones.



Mimetizándose en vigorosas tertulias, entre hombres y mujeres, consigue como observador casi por completo ajeno a las conversaciones, dar fe de manera privilegiada la naturaleza egocéntrica del individuo y de sus artimañanas por ocultarse a través de sus múltiples apariencias. Para crear una relación actancial aceptable que encarne su narración es necesario que considere y mentalice un vínculo de poder entre sujeto -  objeto. Debe escoger con precisión los patrones que configuren a sus protagonistas y entrelazarlos en un pequeño conflicto...                                 ¡ envidiable habilidad !


Toda la preconstrucción resulta perfecta y ahora empieza a utilizar ese utensilio cilíndrico...

¡ qué textura, qué versatilidad !

Las hilaciones, perfectamente lúcidas y plagadas de maestría componen una armoniosa estancia con el papel, honroso soporte del reflujo de tinta y personificador de los perfiles actanciales. La sensación es increíble, todo concuerda, todo encaja, la fluidez, indescriptible virtud en esas circunstancias inesperadas. Contundencia en cada palabra, cada sintagma, ningún elemento sobrante ni innecesario.

¡ Digno de genios, para una antología !

Casi sin respiro y en segundos ya van escritas las dos carillas de la hoja. No se levanta por más papel, no se percata que la temperatura ha empezado a crecer y que ese foco energético genera un espectro cromático en la sala.  Los cuerpos dilatándose salvo la conciencia ensimismada del redactor y su tensionado ceño, la mano adornada por el cálido vertido que se desliza por sus dedos...

Y esos breves segundos entintados se dispersan por todo el segmento temporal del papel que pierde su rigidez y se deja llevar por el hundimiento. Naufragaron los actantes, sus vigorosas personalidades y su peculiar conflicto de poderes,  siempre  SUJETO / OBJETO

2 comentarios:

Tony dijo...

A veces, el objeto sin la participación del sujeto, se desliza en libertad, por la inspiración subjetiva del misterio de los sucesos.

Un abrazo Carlos.

Räquël Gällëtä dijo...

Ser!
Subsiguiente, Casual, corpóreo, externo…Complementario
intrasferible, inalienable

Cometas inalámbricos con fluidez de genioos,
re-vida lograr a esta hora exactamente.

Me encantó!, no se puede andar por el mundo con los pies descalzos y sin pisar la buena tierra.

Sonrisas y colores Cali.