lunes, 23 de febrero de 2009

Cuarto intento

Subyugado a la noche y a su armonía. Busco desesperadamente la manera en la que pueda sentirme bien, mas no incompleto. El aburrimiento impregna su esencia en mi ser y mi estado de ánimo no es el mejor. Quizás es porque comienzo a pensar en muchas cosas, unas tras otras, divagando sin un orden definido. Y hasta que cierto día leí una frase que decía: "Cuando se piensa demasiado se aburre uno de vivir". (Máximo Gorki).

Desde aquel instante sentí cierto alivio, debido a que aquella expresión significaba una explicación a manera de diagnóstico para lo que pude verificar anteriormente como síntomas. Pero a la vez, y luego de reflexionar, pude sentir un cierto desasosiego general con todo lo que significa vivir, y cuán vana puede tornarse la existencia en los instantes en los que a uno se las da por hacer un poquito de filósofo.

Incluso imaginar mundos ficticios es apasionante, te interioriza de una manera muy particular en tus ideas y alcanzas un nivel creativo, acorde a ciertos o quizás recónditos deseos inconscientes. Algo así como un sueño. Pero a la larga es posible concluír que, al igual que la cotidianidad, la fantasía también puede adquirir esos dotes de vanalidad. Pero a quién le importa; dejar volar la imaginación y perder un poco los párametros lógicos y tradicionales a veces se siente simplemente bien y reconfortante, y por que no decirlo también un tanto original.


3 comentarios:

michupunki dijo...

Pensar y pensar...... es km morir y revivir... en mi vida Carlos he aprendido q si se piensa demasiado se muere un poco cada dia...... la mente nos domina, nos perdemos en ella y dejamos de ver lo bello de la realidad... o de la irrealidad.....

Ritushka dijo...

Hola!

Pasando a agradecer tu visita a mi blog y el comentar su contenido, pasa cuando gustes.

Seguiré tu blog.

Saludos x3.

David Nicolalde dijo...

divagar también puede ser entretenido...