martes, 6 de enero de 2009

Lo lógico o qué....

Prejuicios seguidos de epítetos, una constante del comportamiento perceptivo de la especie humana, la cual podría decirse, ha encontrado en ello incluso una costumbre. Asocian calificativos y directamente hacen una descripción arbitraria de aquellos que transitan por la calle, sin siquiera conocerlos o únicamente haberse relacionado con alguno o alguna en pocas y superficiales ocasiones. Sienten que sus suposiciones tienen que ser verdaderas y así se convierten en adivinos de la vida o la personalidad de los otros.

Este es un fenómeno, que no aparenta serlo pero es complejo, y cuya explicación honestamente me ha sido un tanto indiferente o quizás desconocida dado mi escaso conocimiento en las diversas ramas del comportamiento humano o la sociología. Siendo esto así, simplemente emitiré un punto de vista que podría ser catalogado como limitado, pero que en fin es producto de mis ansias de escribir y de esa forma enriqucer este blog, con diversidad de temas.

Retomando lo tratado inicialmente, es común que muchas personas sean englobadas dentro de un grupo muy selecto, que estoy seguro ha existido desde hace mucho y que hoy en día sigue adquiriendo adeptos que con mayor consciencia e incluso agrado ingresan a conformar dicho grupo humano sin mayores miramientos a lo que piensen los demás. Estoy hablando de los locos, aquellos individuos que la sociedad no logró persuadirlos de sus convencionalismos pero si los pudo ignorar y recluír, tachándolos de raros o desadaptados.

En este punto es necesario que se intente definir por lo menos uno de los dos conceptos; locura o cordura. Personalmente considero que esto es subjetivo por lo cual el lector tendrá la oportunidad de hacerlo, sin la obligación de conocer el punto de vista del autor, el cual será, por esta vez, omitido. Con esta aclaración continuaré con la presente entrada. Los locos son personas a las que no se les tolera simplemente por ser ellos mismos, además son menospreciados o subestimados por los que presumen inteligencia, pero a la vez poca conciencia de alteridad.

Me gustaría recomendar un libro de sumo interés relativo a este tema para aquellos que juzgan y mayor aún para los juzgados, de modo que puedan tener un acercamiento al enfoque muchísimo más minucioso de Erasmo de Rotterdam con su afamado Elogio de la Locura, en el cual se hace un análisis de la realidad de la época en torno al tema que consta en el título del texto, que a la vez es muy ajustable a nuestros tiempos.Me parece acertado señalar que con esta lectura muy provechosa, se tendrán mayores argumentos inherentes a los “locos”, a los cuales yo los definiría como diferentes y muy inteligentes, cuyo lógica simplemente va en otra dirección.

¿O acaso la lógica de comportamiento tiene que estar definida con parámetros unidireccionales?

2 comentarios:

Brujajaja dijo...

La locura es el camino de las personas que realmente tienen el entusiasamo y la adrenalina para sentirse vivos...

La locura es una espiral que nos mantiene lleno de sensaciones divertidas, extravagantes, riesgosas, y nos saca de la cotidianidad en cada momento...

Es el deleite para los que si quieren vivir

michupunki dijo...

locura o cordura?? con todo l,o q me ha pasado creo q vivo en un constante desequilibrio.. pero q chuchas si soy feliz...
escribes excelentemente mi carlos....
att... la unica loca q conoces (creo)